Comisionada Electoral de Victoria Ciudadana junto a la delegación legislativa exigen acción sobre una verdadera reforma electoral

A casi dos años de las caóticas elecciones de 2020, y a pesar del reclamo general del pueblo y las promesas de campaña, nada ha ocurrido con relación a la derogación del nefasto código electoral aprobado en 2020. Como parte de la responsabilidad como oficina de la Comisionada Electoral de MVC, en conjunto al liderato legislativo del movimiento, se presentó una actualización de la situación dentro de la CEE y del nulo progreso en la necesidad de una verdadera reforma electoral. 

Inicialmente, la Comisionada Lillian Aponte Dones estableció los asuntos esenciales que deben servir como punto de partida para un nuevo código electoral, estos son: privilegiar el consenso, lograr un código democrático y equitativo, y que este le provea eficiencia, accesibilidad y economías reales al pueblo. “Una nueva Ley electoral debe contar con la participación de todos los partidos políticos, candidatos independientes y la sociedad civil. Nosotros proponemos que una Ley nueva esté guiada por los principios básicos de justicia, equidad, transparencia y sobre todo sea ampliamente participativa.”  Además, la comisión “debe operar como un cuerpo colegiado en todas la toma de decisiones de la CEE incluyendo democratizar la forma en que se elige la Presidencia de la CEE, al igual que limitar sus funciones, ampliar la participación igualitaria de las fuerzas políticas en la toma de decisiones de la CEE y en la reestructuración de la misma” indicó Aponte Dones sobre asuntos básicos que debe incluir el nuevo código electoral.

Por su parte el comisionado alterno José F. Córdova, destacó que el código actual contiene tres engaños "por las apariencias", el primero es que “se da la impresión de que hay espacios de discusión abiertos, lo cual es falso; en segundo lugar el concepto de “balance institucional” da a entender que hay de hecho balance, cuando en realidad en prácticamente todas las instancias hay presencia solo de dos partidos; en tercer lugar el supuesto ahorro que provocaría el cierre de las JIP no es tal, el cierre de locales, manteniendo la misma nómina, con lo que la supuesta economía es mínima, especialmente cuando añadimos que estos cambios vienen con el desarrollo de instrumentos tecnológicos con altos costos” indicó Córdova sobre algunos de los efectos del actual código electoral 

Mientras tanto la delegación legislativa señaló que no aparenta haber voluntad política para reformar la ley electoral ni para atender asuntos electorales puntuales, pues la delegación de MVC ha presentado varios proyectos sobre asuntos electorales que siguen sin atender en ambos cuerpos legislativos. El representante José Bernardo Márquez destacó proyectos como el PC 693 para permitir las alianzas electorales en Puerto Rico, el PC 691 para permitir el registro electoral automático al momento de hacer gestiones de la licencia de conducir en los Centros de Servicios al Conductor (CESCO) y el PC 1073 para límites de términos en las alcaldías. “Contrario a lo que plantea la oposición política, en MVC hemos sido consistentes en proponer la formulación de un nuevo Código, participativo y democrático, pero también hemos sido proactivos en hacer varias propuestas puntuales para solucionar asuntos urgentes que pueden trabajarse a la vez que se produce una reforma electoral amplia y abarcadora”, añadió Márquez. 

Con el cierre de las JIP, la nómina permanece igual.

“En MVC llevamos desde 2020 denunciando este código electoral, y vimos cómo todo lo que en su momento reclamamos resultó sucediendo, es por eso que exhortamos al PNP y al PPD a que den paso a la Resolución Conjunta 519 que provee los mecanismos para que todas y todos nos sentemos en la mesa a, de manera democrática, establecer una verdadera reforma electoral” puntualizó Ana Irma Rivera Lassen. 

Por su parte el senador Bernabe denunció la inacción de los partidos mayoritarios en la legislatura. “Tenemos un código electoral aprobado por un solo partido, y ahora en lugar de derogarlo, pretenden ponerle enmiendas entre solo dos partidos a la ley de reforma electoral. Esto es inaceptable. Ya no estamos en el sistema bipartidista tradicional que vivíamos en Puerto Rico y hace falta una ley electoral de avanzada que reconozca esa realidad, pero para lograrlo hace falta que el pueblo se movilice”.

“Contrario a lo que dice por ahí, aquí hay propuestas y proyectos. Lo que sucede es que estos partidos quieren limitar la discusión para solo someter enmiendas menores al Código Electoral actual sin atender los elementos fundamentales de un sistema electoral de un país que dejó de ser bipartita. Nosotros seguimos haciendo un  llamado a que se abra un diálogo honesto y transparente como el pueblo exige. Aún estamos a tiempo.” finalizó la Comisionada Electoral, Lillian Aponte Dones. 

 

MIRA LA CONFERENCIA DE PRENSA EN SU TOTALIDAD AQUÍ